CUMPLIMOS ESTRICTAMENTE CON TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD E HIGIENE PARA GARANTIZAR LA OPTIMA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE SU HOGAR Y ESPACIO DE TRABAJO.

T. +93 116 26 93   –   M. +34 663 96 99 00

logotipo maid in barcelona

Zero waste: 8 consejos para ir hacia una vida con cero residuos

25 enero, 2022
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Zero Waste | Maid in Barcelona

Algunos consejos para ir hacia una vida zero waste

El movimiento zero waste afortunadamente crece año a año en todas partes del mundo. Es que los seres humanos estamos comenzando a comprender que tenemos un solo planeta y debemos cuidarlo para tener una mejor vida nosotros primero, y nuestros descendientes cuando ya no estemos.

En este sentido, la filosofía zero waste que nació en los años 90 de manera espontánea en varios lugares distantes del mundo (Estados Unidos, Europa, Australia), se va instalando paulatinamente en las mentalidades de las personas que empezamos a comprender cuánto poder tenemos como consumidores y cómo podemos ayudar a que el mundo sea un lugar mejor con sólo modificar pequeños hábitos del día a día.

Pero ¿qué significa zero waste? ¿cómo puedo ser más zero waste en mi vida? En este post de Maid in Barcelona te dejamos algunos consejos que son de rápida y sencilla aplicación y te ayudarán a avanzar en este sentido.

 

Zero waste: Significado

Te estarás preguntando, si nunca escuchaste hablar de ello, ¿qué es zero waste? Pues se trata de una filosofía de vida que motiva a las personas a intentar vivir sin generar residuos. Así de sencillo, pero también así de complejo.

Somos conscientes que la generación excesiva de residuos se ha tornado un problema en el mundo actual, y el modelo consumista tradicional está siendo reemplazada por las ideas de la economía circular: reducir, reutilizar, reciclar.

En este sentido, el movimiento zero waste se ha desarrollado hasta ser una filosofía que propone la reutilización de los residuos generados para evitar que terminen almacenados o incinerados, lo cual es un daño al medio ambiente.​

Entonces, el movimiento sostiene principios como:

  • la reducción del consumo a cuestiones elementales, descartando los excesos,
  • revalorización de objetos que han finalizado su vida útil original mediante su uso en otra forma (reutilización y reciclaje),
  • la modificación de conceptos industriales, en pos de fabricar productos de larga duración para evitar su pronta salida del círculo de consumo,
  • la estimulación de responsabilidad en el consumo y en el tratamiento de los residuos generados inevitablemente mediante separación en origen (plásticos, vidrios, desechos orgánicos).

El movimiento zero waste nos atraviesa como consumidores, pero apunta también a lograr cambios de paradigma a nivel social y político. Según datos del Banco Mundial, en 2016 las ciudades generaron 2.010 millones de toneladas de residuos sólidos: esto es un promedio de 0,74 kilos por persona por día, y las proyecciones para 2050 son de 3.400 millones de toneladas anuales.

Algunas ciudades han sido pioneras y tomado medidas, como Canberra en Australia y San Francisco en Estados Unidos, con muy buenos resultados. Por ello se estimula a las personas de todo el mundo a adoptar en la vida propia los principios del zero waste.

 

¿Cómo ser zero waste?

Ser zero waste es un camino que no se recorre de la noche a la mañana, pero, como todo, un día se debe empezar. Aquí en nuestro blog te dejamos algunos consejos de la organizaciones internacionales de zero waste para que comiences a aplicar en tu vida diaria y que puedas aportar tu granito de arena.

 

 1. Primero y principal, ¡infórmate!

Hay una enorme cantidad de sitios web, publicaciones físicas y libros sobre ser zero waste. Investiga y adéntrate en los conceptos del movimiento y de otros afines, como el minimalismo o la economía circular. Créenos que será un cambio en tu forma de pensar y, por ende, en tu vida.

2. Reduce el consumo

Con esto nos referimos a que el cambio empieza en las compras. Una menor generación de residuos comienza cuando vas al mercado: compra lo que necesitas, no compres por comprar o por ser presa del marketing de las grandes marcas. También aquí tienes otra decisión de alto poder: trato de privilegiar las marcas que tienen una producción sostenible y que son responsables con el packaging, por ejemplo, por sobre las que no lo hacen. Aplica esta reducción del consumo a bienes y servicios como el agua y la luz eléctrica de tu casa.

3. Utiliza bolsas de tela

Esta tendencia tomó fuerza los últimos tiempos en todo el mundo, porque es una medida zero waste muy sencilla de aplicar. Se trata de abandonar la nociva bolsa descartable (comúnmente de nylon) al momento de hacer las compras. En su lugar, puedes utilizar bolsas de tela, cartón o papel, que las puedes volver a usar cada vez que lo necesites.

4. Reduce el consumo de plásticos de un solo uso

Es difícil pero no imposible, y tiene que ver con el punto anterior. Muchos envoltorios en el mercado se hacen en base a plásticos de un solo uso. También sorbetes, servilletas, cotillón, y muchas otras cosas. Evítalos al momento de comprar y trata de buscar un sustituto. En el caso de los envases, por ejemplo, puedes comprar a granel.

5. Comprar a granel

Siempre y cuando tengas la opción, desarrolla el hábito de la compra a granel. De esta manera como mencionamos arriba evitas el paquete o envase. ¡No lo llevas a tu casa y luego no necesitas descartarlo!

6. Compra productos de temporada y de proximidad

¿Cuántas veces nos hemos encontrado comiendo sandías en invierno? Este tipo de hábitos de consumo son consecuencia de procesos industriales muy dañinos para el medio ambiente en términos de refrigeración, logística, conservación, etc. (y muchas veces para nosotros como consumidores, ya que adulteran los productos con conservantes). Un buen consejo zero waste es comprar lo que se produce en tu región en la época del año en la que estás.

7. Separa los residuos por tipo de material

Esta es una práctica zero waste también que ha ganado terreno. En el mundo actual es difícil lograr el objetivo de cero residuos. Para todo el residuo generado inevitablemente, tomate el tiempo (y dispone del espacio en tu casa) de lavar los envases y o materiales a desechar, guardarlos por separado en un contenedor de residuos específico y alcanzarlos al lugar de reciclaje más cercano a tu domicilio que tengas.

8. Establece otra relación con los objetos que consumes

¿Qué significa eso? Que tal vez ahora tú puedas hacer en casa tu propio jabón o champú de manera casera. O que tal vez la ropa usada la puedes regalar a alguien en mano, o a una ONG, en tanto tú puedes comprar ropa usada de otros en ferias. El punto es consumir de otra manera, reutilizando lo que ya está hecho, dándole una segunda vida al objeto.

 

¡Tu viaje hacia el zero waste comienza hoy!

Esperamos que estos consejos sobre la filosofía zero waste o cero residuos te hayan sido útil. Recuerda, si quieres contribuir a un mundo mejor, no debes obligatoriamente adoptar toda la práctica, ni debes hacerlo de hoy para mañana. Esto se debe adaptar a lo que tú puedas hacer, en tu lugar en tu ahora. ¡Verás que bien se siente!