En un principio la fases del alzheimer eran consideradas como tres: Fase temprana, moderada y severa. Pero tras muchos estudios se ha llegado a la conclusión que dicha definición resultaba muy genérica y no recogía claramente por todas las fases por las que pasaba un enfermo de alzheimer. Al no estar tan definidas dichas fases del alzheimer impedia un diagnóstico temprano al no incluir la etapa asintomática de la enfermedad.

A continuación vamos a intentar definir esas 7 fases del alzheimer. Pero antes que nada nos gustaría resaltar que no todas las personas se deterioran al mismo ritmo ni cumplen con la misma sintomatología.

Las 7 fases del alzheimer

Fases del Alzheimer 1: Sin Deterioro

En esta fase, la enfermedad de Alzheimer es imperceptible y no aparecen problemas de memoria ni síntomas relacionados con la demencia  de forma latente.

Fases del Alzheimer 2: Deterioro muy leve

Los enfermos de Alzheimer puede llegar a percibir ligeros problemas de memoria aunque no es lo suficientemente evidente por lo que se asocia que la pérdida de memoria pueda estar relacionada con la edad. El enfermo todavía realiza de manera satisfactoria las pruebas cognitivas para determinar el estado de la memoria y la orientación por lo cual es improbable que la enfermedad  sea percibida por los médicos o personas del entorno.

Fases del Alzheimer 3: Deterioro leve

Es en esta fase cuando las personas del entorno del enfermo: amigos y familiares de la persona enferma  pueden empezar a notar problemas de memoria y en otros dominios cognitivos como la orientación espacial o el lenguaje.  El rendimiento en pruebas cognitivas se ve afectado y los profesionales ya serán capaces de detectar ciertos problemas de memoria.

Los enfermos en fase 3  tendrán dificultades en muchas áreas, incluyendo para:

  • Dificultad a la hora de encontrar la palabra correcta durante las conversaciones
  • Recordar el nombre de personas recién conocidas
  • Dificultad a la hora de planificarse y organizar.

Las personas en la tercera fase del Alzheimer pueden también perder objetos personales, incluyendo los de gran de valor.

Fase del Alzheimer 4: Deterioro moderado

En la en la fase cuarta del alzheimer los síntomas  se hacen evidentes. Las personas en esta fase pueden:

  • Tener dificultades con cuestiones relacionadas con la aritmética más sencilla.
  • Olvidar detalles sobre su propio pasado.
  • Los problemas con la memoria a corto plazo es más que evidente (No recuerdan lo que han comido al medio día, por ejemplo)
  • Son incapaces de gestionar de llevar sus cuentas.

Fase del Alzheimer 5: Deterioro moderadamente grave

En la quinta fase de la enfermedad de Alzheimer la persona que lo padece necesita ser ayudado en las cosas cotidianas del día a día. Pueden experimentar:

  • Confusión significativa
  • Son incapaces de recordar los detalles más sencillos sobre ellos mismos, como por ejemplo su dirección o  su número  de teléfono.
  • Tienen problemas a la hora de vestirse correctamente.

Los enfermos en esta fase  mantienen un mínimo de funcionalidad. Por norma general todavía pueden todavía bañarse y asearse de forma independiente. También de forma general todavía conocen a sus familiares y algunos detalles acerca de su pasado, su niñez y juventud.

Fase del Alzheimer 6: Disminución severa

Los enfermos en fase 6 de Alzheimer necesitan supervisión constante y frecuentemente requieren atención profesional. Los síntomas pueden  incluir:

  • Confusión o inconsciencia del medio ambiente y su entorno
  • Alteración de personalidad y problemas en la conducta
  • Necesidad de una personas que les ayuden en actividades de la vida cotidiana como por ejemplo ir al baño
  • No pueden reconocer rostros, a excepción de amigos y familiares cercanos, de forma intermitente.
  • No pueden recordar la mayoría de los detalles de la historia personal
  • Dejan de controlar el esfínter

Fase del Alzheimer 7: Disminución muy grave

Es la etapa final de la enfermedad de Alzheimer. En la séptima etapa de la enfermedad el enfermo pierde la capacidad para responder a su entorno o comunicarse. Aunque todavía pueden ser capaces de pronunciar palabras y frases, no tienen idea de su estado y necesitan ayuda con todas las actividades de la vida diaria. En la fase final del Alzheimer, las personas llegan a perder su capacidad de tragar.