Vivimos corriendo de un lado para otro, mientras hacemos una tarea estamos pensando, casi sin terminar lo que hacemos, en hacer o que debemos hacer otra cosa. Los ritmos diarios son la principal motivo de vivir con estrés y si a eso le sumamos otros factores como por ejemplo la falta de seguridad económica de estos tiempos o que tener que hacernos cargo de situaciones que desconocemos o nos cuesta mucho tiempo, caemos en estrés. Por ejemplo: cuidar ancianos, hacernos cargo de familiares con enfermedad, cuidado de los niños si trabajamos y una larga lista de tareas.
Casi siempre no se trata de una sola cosa, lo que nos causa estrés, generalmente nos causa estrés el conjunto de situaciones que se nos presenta a diario.
Describimos una lista de las causas principales, aunque no son las únicas.

stress-laboral

LAS CAUSAS PRINCIPALES DEL ESTRÉS:

MOTIVOS LABORALES

El trabajo actual sobre-exigente que tenemos que afrontar diariamente es uno de los motivos principales de estrés. Las malas relaciones con compañeros o con jefes, la alta demanda de búsqueda de trabajo que nos obliga a cuidar mucho el nuestro y muchas veces no podemos decir que NO a varias tareas a la vez por temor a ser despedidos.
Debemos minimizar el estrés laboral tratando de aprovechar al máximo nuestro tiempo libre, mejorando nuestra alimentación y durmiendo las horas necesarias.

PERSONAS TÓXICAS

Estas son personas que nos quita toda nuestra energía y positividad. Si periódicamente sientes enojos, penas, estrés es porque estás ante personas tóxicas. Las buenas personas, las que al contrario nos alimentan el alma y nos hacen sentir bien, son aquellas de las cuales disfrutamos casi sin darnos cuenta, son aquellas que nos hacen sentir a gusto y nos resaltan nuestras emociones positivas.
Deberíamos estar el menos tiempo posible con gente que nos da mala energía y por el contrario, apoyarnos mucho más en aquellas que sabemos nos hacen bien. Equilibremos la balanza para que la gente tóxica no nos estrese.

PENSAMIENTOS NEGATIVOS

Si nos centramos casi con exclusividad en nuestros pensamientos negativos de seguro que caeremos en un pico de estrés. Si nos damos cuenta que esto ocurre es primordial que salgamos de estos pensamientos refugiándonos en cosas o pensamientos agradables y no dejar que el pesimismo nos supere.
estar atentos y mirar alrededor, en vez de mirar hacia el futuro para evitar estar pensando constantemente en superarnos o en buscar la perfección. Sólo hay un lugar en el que puedes vivir y disfrutar, y es este momento presente, el que tienes aquí y ahora, si dejas que tu mente se vaya hacia el pasado o futuro, te estresarás y será un estrés no real, porque te lo creas tú con tus pensamientos.

PÉRDIDAS IMPORTANTES

La muerte de nuestros seres cercanos, amistades, familiares o animales muy apegados, es una de las situaciones que nos causan mucho estrés.
Si por nuestra parte no logramos superar esta situación es posible que necesitemos de una ayuda profesional para revertirla.
Deberemos pasar por unas etapas de duelo en la que el dolor irá disminuyendo y con el tiempo seremos capaces de seguir adelante con normalidad.

AMORES Y DESAMORES

El amor es una de las mayores causas que nos hace felices, pero cuando no lo llevamos sanamente nos hace mal o nos puede perjudicar. Problemas conflictivos con nuestra pareja nos produce mucho estrés. Aparecen casos de dependencia emocional, de personas con baja autoestima que se aguantan que las traten mal por miedo a perder al otro, etc.
Los desamores, o los amores no correspondidos son causales frecuentes de estrés. Debemos darnos cuenta que estas situaciones nos perjudica y tenemos que empezar a mirar hacia adentro y tener la voluntad de doblegar estas situaciones.

ESTRÉS ACÚSTICO

Se habla poco pero los que vivimos en ambientes con exceso de ruidos nos estresa sobremanera. Si no es posible evitarlos y convivimos con el problema, en nuestros tiempos libres deberíamos hacer cosas que nos bajen esos decibeles como por ejemplo hacer yoga, estar solos en lugares descampados o practicar tareas de relajación

LA SOLEDAD

A pesar de que vivimos en la época de las comunicaciones ahora estamos mas solos que nunca. Las relaciones directas con los humanos han empeorado, muchas veces solo nos comunicamos mediante un aparato electrónico
Debemos tratar de pasar más tiempo en el contacto humano, que usando máquinas.

EL ESTRÉS Y TU CUERPO

Tu cuerpo reacciona ante el estrés al liberar hormonas. Estas hormonas hacen que su cerebro esté más alerta, causar que sus músculos se tensionen y aumentar su pulso. A corto plazo, estas reacciones son buenas porque pueden ayudarle a manejar la situación que causa el estrés. Esta es la manera en que su cuerpo se protege a sí mismo.
Cuando se tiene estrés crónico, tu cuerpo se mantiene alerta incluso cuando no hay peligro. Con el tiempo, esto te pone en riesgo de problemas de salud, incluyendo:

Presión arterial alta
Insuficiencia cardíaca
Diabetes
Obesidad
Depresión o ansiedad
Problemas de la piel, como acné o eczema
Problemas menstruales
Si usted ya tiene una condición de salud, el estrés crónico puede hacer que sea peor.

SIGNOS DE DEMASIADO ESTRÉS

El estrés puede causar muchos tipos de síntomas físicos y emocionales. Algunas veces posiblemente no te darás cuenta de que estos síntomas son ocasionados por el estrés. Aquí hay algunos signos de que el estrés te puede estar afectando:

Diarrea o estreñimiento
Mala memoria
Dolores y achaques frecuentes
Dolores de cabeza
Falta de energía o concentración
Problemas sexuales
Cuello o mandíbula rígidos
Cansancio
Problemas para dormir o dormir demasiado
Malestar de estómago
Uso de alcohol o drogas para relajarse
Pérdida o aumento de peso
Causas

EQUILIBRA TU BALANZA

estres-laboral-03
El estrés se va acumulando en nuestro interior. Si no contrarrestamos y equilibramos nuestra balanza, acabaremos estallando por alguna parte en forma de ansiedad u otras enfermedades psicosomáticas. ¿Cómo equilibrar la balanza? Lo primero sería buscar la respuesta a ¿qué nos causa estrés? Una vez lo sabemos, nos podemos tomar de otra manera las cosas. Debemos disfrutar del tiempo libre que tengamos y divertirnos. Cada persona tiene una manera de divertirse, no hay una regla universal, busca tu manera de disfrute. Si no te diviertes durante largos periodos, dejarás que la negatividad gane más terreno y tus emociones irán empeorando. Por ejemplo, imagina que una persona tiene que trabajar 12 horas en un mal ambiente. Si luego sale del trabajo y está tan negativo que no hace nada más porque no tiene ganas, al final ese estrés le pasará factura. En cambio, si decide que ese trabajo poco satisfactorio no va a impedir que siga disfrutando de la vida, logrará estar bien. Necesitamos un motivo para aguantar lo malo que hay en nuestra vida. Busca tu motivo. Practica tus hobbies, haz cosas que te gustan, disfruta, mantén el contacto con personas sanas y buenas, diviértete, cuida a quienes te quieren y apoyan.