Importante reflexión para estas navidades con el spot de la firma de supermercados “Edeka” sobre la soledad en ancianos.

Edeka nos ha hecho reflexionar sobre la soledad de los ancianos

En el podemos comprobar lo difícil que pueden resultar las navidades para las personas mayores. Un anciano que pasa las navidades en soledad, observando fotografías de sus hijos, nietos y seres queridos, sin poder hacer nada, ya que su familia, tiene una vida muy ocupada como para pasar las navidades todos juntos.

Un día, sin previo aviso, los hijos del anciano reciben una terrible  y dolorosa noticia: ”su padre ha fallecido”. Sus familiares vuelven a casa del anciano de inmediato, no pueden creer la noticia, lloran y se abrazan, no creen la noticia, cuando de repente, entran en el comedor de casa de su padre y  ven la mesa puesta y decorada y se escucha una voz que dice: ”¿Esta es la única manera de reunirlos a todos?”.

La voz era la del anciano, que no ha fallecido y ha tenido que llegar a este límite para reunir a toda la familia en navidad. El trasfondo de este spot está en sobre todo no abandonar a los seres queridos en nunca y mucho menos en fechas en las que la soledad resulta difícil.

Un video que ha emocionado la red y que en poco más de una semana ha llegado a más de 39 millones de visualizaciones.

La soledad en ancianos es el resultado de nuestra crisis de valores

La soledad en ancianos  supone uno de los grandes problemas para el bienestar de nuestros mayores, un asunto preocupante, ya que la calidad de vida de nuestros mayores no solo vine de un buen estado físico, sino también de un buen estado emocional. La melancolía y la pena acaba con las ganas de vivir y tirar hacia adelante para muchos ancianos que se sienten solas. Con respecto a esto, resulta muy fácil comprobar que la sociedad y el modelo familiar ha dado un giro de 180º en los últimos 20 años. Por ello, es importante que nos paremos y hagamos autocrítica. Con la modernidad hemos conseguido retos muy importantes pero también hemos llegado a alcanzar una gran crisis de valor.

Es importante para el bienestar de nuestros mayores que tengan parte de protagonismo y respeto  de la familia para que no se sientan nunca solos.

La soledad en ancianos es el resultado de la falta de reconocimiento y necesidad de estima

Las principales necesidades emocionales de las personas mayores son la necesidad de estima y reconocimiento. Necesitan sentir que forman parte de la sociedad y de su entorno cercano.

A las personas mayores les resulta muy beneficioso el estar rodeados de niños y juventud ya que se sienten más vivos y alegres, y necesitan convivir con personas de edades diversas, que aportan formas de ver la vida y experiencias distintas a las suyas. Está claro que la alegría también se contagia, y en esto influyen detalles tan sencillos como la forma de vestir. Por suerte, en la actualidad las personas mayores pueden apostar por la moda y vestir de una forma juvenil y con colores animados, y es que el modo de vestir influye mucho en el estado de ánimo.

Sin embargo, es frecuente que algunas personas mayores puedan llegar a sentirse solas. El motivo es que no tienen familia, o sí la tienen, pero sus familiares actúan con indiferencia, lo que muchas veces es todavía peor. La soledad también puede surgir por los miedos y las inseguridades propias de la edad, o a causa de enfermedades crónicas que disminuyen su calidad de vida o les impiden desenvolverse por sí mismos.

En otros casos, existen personas que sufren mucho después de la jubilación ante el cambio que implica la falta de actividad profesional, y porque perciben su nueva situación como un aislamiento social por haber perdido también la relación que mantenían con sus compañeros de trabajo. Este cambio lo notan especialmente las personas que tenían un trabajo con el que eran realmente felices.