CUMPLIMOS ESTRICTAMENTE CON TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD E HIGIENE PARA GARANTIZAR LA OPTIMA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE SU HOGAR Y ESPACIO DE TRABAJO.

T. +93 116 26 93   –   M. +34 663 96 99 00

logotipo maid in barcelona

Depresión en ancianos: ¿cómo hacer para ayudar a un ser querido en esta situación?

17 marzo, 2022
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Depresión en ancianos | Maid in Barcelona

La depresión en ancianos es un mal muy habitual que daña no sólo al paciente, sino también al entorno, que muchas veces por no ser profesional en el cuidado de ancianos no suele saber qué hacer ni cómo lidiar con ello.

En este post de Maid in Barcelona vamos a dejarte algunos consejos y recomendaciones para que tengas algunas herramientas mejores si estás atravesando una situación así. Estos consejos surgen de las opiniones médicas de expertos y de nuestra experiencia de más de diez años trabajando en el cuidado de adultos mayores y personas en dependencia.

 

Depresión en ancianos: síntomas

Lo primero que debemos aprender los que tenemos a cargo el cuidado de abuelos, es a distinguir esta silenciosa y muchas veces difícil de percibir enfermedad. Por ello, veamos algunos signos y síntomas que nos permitirán comprender cuándo la persona a nuestro cargo está comprometida y es un caso real de depresión en ancianos. Veamos:

  • La tristeza en sí no es señal suficiente de depresión. Pero un estado de tristeza constante, acompañado de otros signos que ya veremos, es un indicador para prestar atención al estado de salud de nuestro abuelo.
  • Expresiones de queja constante, vacío existencial, comentarios negativos acerca de la vida, son síntomas comunes.
  • Pérdida de interés por actividades y entretenimientos que antes gustaban.
  • Autoestima baja, actitudes pesimistas frente a los desafíos de la vida diaria.
  • Disminución notable del apetito. Falta de interés en comer cosas que antes se disfrutaban.
  • Falta de sueño, dormir mal.
  • Estar de mal humor la mayor parte del tiempo.
  • Pensamientos y reflexiones a menudo sobre la muerte y la enfermedad.

Todos estos son síntomas de la depresión en ancianos. La existencia de uno sólo no justifica la presencia de la enfermedad, pero si conoces a un abuelo con varios de estos puntos, presta atención a lo que sigue.

 

Depresión en ancianos: qué hacer

Frente a un cuadro de depresión en ancianos lo mejor es, lógicamente, consultar a un profesional. Dirigirte al médico de cabecera de tu ser querido es lo primero que debes hacer, y saca todas tus dudas.

En segunda instancia, si tu economía o la de tu familia lo permite, considera contratar un servicio profesional de cuidado de ancianos. Ellos le ayudarán desde una perspectiva profesional a lidiar con la enfermedad.

Por último, porque todos los seres cercanos deberán ser parte del combate contra esta patología lamentablemente tan común, te dejamos algunas recomendaciones que puedes empezar a implementar ya tu y todos aquellos del entorno del anciano en dependencia.

  • Respeta su estilo de vida, hábitos y decisiones. Un adulto mayor no es una persona maleable y que puede aceptar los cambios fácilmente. Es importante que su entorno respete sus decisiones individuales, tanto las pequeñas que tienen que ver con la rutina diario como las grandes decisiones que nos exige la vida.
  • Ten mucha paciencia y trátalos con afecto y tacto. Cuando debas contradecirle, hazlo con astucia y manejo de gente. Las personas mayores pueden interpretar un planteo lógico de alguien más joven como una afirmación de que están “molestando” o que son “una carga”. Esto profundiza los sentimientos de depresión, y claramente no queremos eso sino todo lo contrario, fortalecer su autoestima.
  • Procura ayudarle y estimularle a que haga actividades positivas. Esto es: salir a caminar regularmente, que se mantenga en contacto con amistades, que participe en talleres o aprenda juegos nuevos que lo movilicen y, en lo posible, que tenga una dieta lo más saludable posible.
  • Repetimos esto, pero es muy importante: busca toda la ayuda profesional que puedas y que te permita la economía de la familia. Además del doctor principal, tal vez te sea inteligente contratar un servicio de enfermería a domicilio o, de ser necesario, servicios de limpieza de hogar, para que el anciano en depresión no se abandone en su calidad de vida, si viviere solo.

Consecuencias de la depresión

La tercera edad debería ser un momento de retiro en nuestras vida: quietud, reflexión, uso placentero del tiempo que no hemos tenido en la juventud y la adultez media.

Sin embargo, a menudo ocurre que las cosas no salen como queríamos y nos encontramos con esa verdad. Este es, muchas veces, el principal motivo de la depresión en ancianos. Estamos hablando de una enfermedad, la cual debe ser diagnosticada y tratada correctamente.

No es posible salir de la depresión sin tratamiento, y no debemos naturalizarla como parte del proceso de envejecimiento. Debe ser combatida, porque tiene consecuencias graves en el adulto mayor, que puede llegar incluso a una muerte prematura.

La mejor manera de vencer a la depresión en ancianos es mediante un diagnóstico temprano del mal que nos permita tomar medidas pronto. Una vez en el carril, con asistencia profesional y el acompañamiento de la familia y el entorno, todo se resolverá con un final feliz para el protagonista y sus seres queridos.