CUMPLIMOS ESTRICTAMENTE CON TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD E HIGIENE PARA GARANTIZAR LA OPTIMA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE SU HOGAR Y ESPACIO DE TRABAJO.

T. +93 116 26 93   –   M. +34 663 96 99 00

19 mayo, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
cuidadora de bebé en Barcelona | Maid In Barcelona

El momento de la vida en el cual tienes que incorporar a tu vida y a la de tu hijo una cuidadora de bebé es, siempre, muy difícil.

Muchas veces contratar una cuidadora de bebé es una necesidad, y por tu bienestar debes entenderlo así

Por un lado, la mayoría de las madres experimentan sentimientos de culpa u otros trastornos emocionales si en los primeros meses de vida del niño o niña deben recurrir a contratar una profesional para que cuide al bebé, ya sea por motivos laborales o por los que fuere. Si bien en muchos casos es posible contar con la ayuda del grupo familiar o seres cercanos (una abuela del niño, una tía, una amiga de la mamá), no siempre se tiene esa posibilidad.

Muchas veces a las mamás les cuesta tomar la decisión de dejar en manos de alguien externo su criatura; es lógico y comprensible. Aparecen sentimientos como la culpa por no poder estar en esos momentos, desconfianza sobre la persona que está cuidándolo, miedo a que el niño extrañe y no estemos, ansiedad, entre otros. Por ello se recomienda en estos casos, cuando la realidad nos muestra que debemos recurrir a una cuidadora, poner la cabeza en frío (esto es lo más difícil) y hacer una planificación de la transición, algo que va a ser saludable tanto para la madre como para el bebé (y para la cuidadora en consecuencia).

 

Consejos para la incorporación de una cuidadora de bebé a tu vida

Es una buena práctica por ejemplo empezar a dejar al bebé solo con la ella algunas horas; si sabemos por ejemplo que deberemos volver al trabajo en determinada fecha, lo que nos obligará a ausentarnos media o una jornada, podemos ir contratando una cuidadora de bebés para una mañana y hacemos provecho de hacer mandados, cosas de la casa o simplemente, salir a tomar algo con una amiga o hacer alguna otra actividad para una misma. Recuerda que para él que no estés unas horas no le afectará, pero que estés junto a él siempre, pero estresada, sí lo hará.

Una vez que hayas pasado por el proceso interno de desapego y puedas controlar tus emociones, que puedas permanecer equilibrada frente a las vicisitudes que le pasarán inevitablemente al bebé cuando no estés, entonces deberás dar el paso adelante de establecer una nueva rutina para él y para ti en la cual esté contemplada tu agenda. Pero recuerda que cuanto más progresivo sea este proceso, será mejor para los tres.

 

¿Estás amamantando?

En ese sentido, si estás amamantando aún, puedes empezar a utilizar el sacaleches, el cuál deberás probar primeramente si puedes extraer lo suficiente como para cuando ya no estés toda una mañana en casa. Los expertos aconsejan esperar al menos seis semanas del postparto para dejar a un bebé con una canguro, ya que este es el tiempo que suele llevar que se regule la lactancia.

Por último, si vas a dejar a tu niño con una cuidadora de bebé, ella deberá generarte la plena confianza. No puedes ni debes estar al pendiente todo el tiempo de lo que ella está haciendo o cómo lo está haciendo. Debes tomarte tu tiempo en el proceso de selección y buscar a la persona que te haga sentir cómoda; que sea cariñosa, amable, educada, paciente y que tenga empatía contigo en el especial momento que estás pasando. Tener experiencia en el cuidado de bebés debería ser un requisito indispensable y también, muy importante, que conozca de primeros auxilios, por cualquier fatalidad que, Dios no quiera, pueda ocurrir.